IGP Logo

"Redes Geofísicas es la base del iceberg que sostiene gran parte de la actividad científica del IGP"

Entrevista. 

Para saber dónde ocurrió un sismo y cuál fue la magnitud y nivel de sacudimiento hace falta instrumentación geofísica instalada a nivel nacional y, detrás de ella un grupo humano especializado en instalación y monitoreo constante para su correcto funcionamiento, de lo contrario sería  imposible. 

Así lo afirma el Dr. Edmundo Norabuena, investigador científico y jefe de la Subdirección de  Redes Geofísicas (RGE) del Instituto Geofísico del Perú (IGP), quien destaca el papel importante que cumple la RGE como fuente de información geofísica para actividades científicas y gestión de riesgo de desastres.

¿Cuál es la misión de la Subdirección de Redes Geofísicas?

Nuestra misión es el mantenimiento, instalación, operación, desarrollo e implementación de los sistemas de monitoreo geofísico del IGP. Más allá de lo mencionado, considero que somos el sistema nervioso de la Subdirección de Ciencias de la Tierra Sólida (CTS), en especial para el Servicio Sismológico Nacional (SSN).

¿Cómo funciona?

El Servicio Sismológico Nacional (SSN) recibe permanentemente información del estado del territorio nacional. Cuando ocurre un sismo determina su ubicación, magnitud y nivel de intensidad.

La información procesada (boletín sísmico) es transmitida al Sistema  Nacional de Prevención de Desastres, para la toma de acciones correspondientes.

Es importante señalar que la RGE es como la base del iceberg que sostiene gran parte de la actividad científica del IGP, permitiendo a los investigadores obtener datos para sus estudios. Estos datos dependen de la calidad de los instrumentos, de la calidad de la señal que registran estos equipos que pueden ser comerciales o desarrollados internamente.

¿Se ha comenzado a hacer tecnología propia?

Actualmente, contamos con equipos de manufactura comercial que están diseñados para satisfacer tareas genéricas pero que a veces cuando son instaladas en ciertos sitios, o no cumplen con las expectativas o  localmente se le ve potenciales de mejora de cómo hacer adaptaciones para obtener señales de mejor calidad o diagnosticar problemas de rapidez.

Así es como tenemos un plantel de ingenieros jóvenes motivados  al desarrollo de tecnología nacional y ahora estamos abocados a diseñar nuevos sistemas para el control de estaciones sísmicas y  remotas, así como también tenemos la meta de hacer sistemas satelitales, locales, pues ya no tendríamos que adquirirlos  sino hacer nuestros propios transmisores de dichos sistemas.

Debemos mencionar que Redes Geofísicas siempre fue vista  como un área técnica que hace solo mantenimiento  de rutina, sin embargo, también es capaz de hacer diseños y nuevas tecnologías, como por ejemplo el desarrollo de software y  uso de lenguajes de programación de alto nivel. Ello nos ha permitido iniciar hasta el momento un proyecto de desarrollo de prototipos satelitales y otro sobre nuevos sistemas de control de estado de salud remotos, logrando monitorear a través de una pantalla, lo que sucede en cada una de las estaciones remotas.  

“Redes Geofísicas siempre fue vista  como un área técnica que hace solo mantenimiento, sin embargo, también es capaz de hacer diseños y nuevas tecnologías…” 

¿Qué resultados se han obtenido en este año?

En los últimos 5 años, hemos dado un vuelco enorme en tecnología y en cantidad de equipamiento, que se traduce en las 40 estaciones satelitales que tenemos a nivel nacional, que permiten traer señales en segundos desde sitios remotos del país a la central del registro de Lima y al Servicio Sismológico Nacional.

Hemos instalado 169 acelerómetros de la red nacional. Avanzamos en el monitoreo de las 05 principales fallas activas que existen a nivel nacional como la Cordillera Blanca, el Altomayo, la falla de Huaytapallana  en Junín, la falla de Tambomachay de Cuzco  y la falla Cabanaconde de Arequipa, fallas que son fuentes de sismo ya que están dentro del área de influencia de principales ciudades a nivel nacional.

Además, logramos la instalación, operación y mantenimiento de estaciones que permiten que el IGP esté en el estado del arte a nivel sudamericano en tecnología de monitoreo de actividad sísmica. 

A nivel sudamericano, en cuanto a cantidad de equipamiento solo nos supera Chile,  pero en  desarrollo tecnológico estamos un paso adelante.

 “A nivel sudamericano, en cuanto a cantidad de equipamiento solo nos supera Chile,  pero en  desarrollo tecnológico estamos un paso adelante”.

¿Y con relación a volcanes?

Este último año completamos la monumentación de una red de monitoreo alrededor del volcán Ticsani y renovamos el equipamiento de la red que monitorea el volcán Ubinas, ya que son los volcanes que han presentado actividad significativa en los últimos años. De la misma forma también monitoreamos los volcanes Misti y Sabancaya.

Asimismo, hemos implementado un centro de respaldo de monitoreo satelital en la ciudad de Huancayo, lo cual significa que  de ocurrir un sismo en Lima y no contar con la operatividad de la sede central del IGP en Lima, la sede alterna de monitoreo en el Observatorio de Huancayo permitiría registrar las señales logrando que el Servicio Sismológico Nacional y los investigadores de la CTS, tengan acceso a la información para su uso de servicio sismológico.

¿Cuéntenos sobre el trabajo de su personal?

La RGE  se basa en el esfuerzo de nuestro personal conformado por ingenieros y técnicos que con el sacrificio de ausentarse por varios días de sus familias, tienen que viajar a nivel nacional (costa, sierra y selva), a lugares que abarcan desde el nivel del mar hasta elevaciones que sobrepasan  los 5 mil 500 metros de elevación para instalar, mantener y reparar las estaciones, con el propósito de que la información sísmica fluya en tiempo real de manera constante hacia el centro de adquisición sísmica en Lima.

¿Qué proyecciones se tiene a su futuro?

El nuevo enfoque de Redes Geofísicas está orientada a una acción más proactiva de desarrollo tecnológico de alto nivel, no solo a nivel interno sino externo, pues se tiene proyectado construir un centro de alto nivel denominado: Laboratorio Nacional de Instrumentación Geofísica que además de hacer mantenimiento, calibración y reparación de los equipos para el IGP, también beneficiará a otras instituciones que hacen uso de la geofísica y usan los mismos equipamientos que nosotros.

La finalidad es salvaguardar la inversión del Estado en toda la instrumentación y como IGP, mantener la marca, como expertos en instrumentación geofísica.

“El nuevo enfoque de Redes Geofísicas está orientada a una acción más proactiva de desarrollo, no solo a nivel interno sino externo…”